Aunque en mi titulación pone que soy químico de los alimentos, mi corazón está hecho de fuego y brasas, no de matraces y frías luces. Durante mi formación me marcó más el CDT que la facultad…
“Nací” realmente a los 26 años, antes simplemente respiraba sobre la tierra…
A partir de ahí toda la energía se alineó en una dirección como si de un látigo de tratara y fustigó tan fuerte que los días se dividieron en 3 bloques: trabajar, leer sobre cocina, dormir 5 horas… Ese ritmo y la suerte (amiga que espero no me deje) me permitieron llegar al Bulli, donde además de flipar a diario, aprendí que la disciplina es el pegamento sin el que la creatividad se queda en simple paja mental…
El siguiente salto fue a Akelarre en Donosti. Allí la gastronomía es aire, necesaria para vivir. Así es como descubrí que sin cultura ni tradición nunca habrá gastronomía. Allí decidí entonces asentarme por una temporada pero… ya sabes que basta que hagas planes para que no salgan: me llamó Ricard Camarena para volver a Arrop. Era la única tecla posible para hacerme volver, y fue tocada.
Volvía al Arrop de la emoción, donde se creaba entre servicios, donde probábamos todo tipo de materia prima, donde la tradición echaba raíces en cada plato…
Y llegó la estrella Michelín, un momento mágico.
Como culo inquieto que soy recibí una llamada de Raúl Barruguer y me comentó la creación del espacio gastronómico de La Regentamar en Burriana, y claro, la posibilidad de dirigir el proyecto gastronómico como jefe de cocina me enamoró tanto que allá fuimos!
La energía fue desbordante, un equipo increible, servicios fantásticos, producto estrella del Mar… Lo teníamos todo, las críticas fueron muy buenas, nos comíamos el mundo y… ZAS! En toda la boca!!! El ladrillo de la crisis del ladrillo nos dejó malheridos. La falta de trabajo me desesperó y opté por abandonar el barco. Nuevas ideas surcaban mi mente. Pero una llamada de la directora del CDT de Castellón acallaron esos vientos, me proponían ser formador, ni había pasado por mi cabeza esa posibilidad… Pero me encantan los retos y si además son inesperados me gustan el doble!
Han sido pues ya casi 3 años como formador donde mi máxima aspiración siempre ha sido crear cocineros-persona libres…Libres de las ataduras de las recetas, libres para pensar , libres para decidir….
Ahora ha llegado otro momento… El de hacerte llegar a tí toda esta emoción, el de hacerte libre , el de hacerte sentir…